Oramos por cada uno de los responsables de las naciones del mundo, para que por la intersección de María, puedan comprometerse con decisión a poner fin al comercio de las armas, que cada día causa tantas víctimas.

Dios les bendiga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *