Un cristiano puede sembrar amargura o perplejidad, pero esto no es cristiano; y tú, si haces esto, no eres un buen cristiano. ¡Siembra esperanza!: siembra el bálsamo de la esperanza, siembra perfume de esperanza, y no vinagre de amargura y desesperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *