Jesús nos da su Espíritu Santo para que echemos fuera al miedo, y en lugar de vivir a la defensiva, aprendamos a amar al otro, y también a Dios mismo.

Gracias a Han Chui Priest!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *