Siguiendo la máxima atribuida a San Agustín, según la cual “quien canta ora dos veces”, la parroquia Nuestra Señora madre de la Iglesia incluyó en su plan pastoral para el presente año la organización de una escuela de música y canto, para formar a quienes quieran participar más activamente de la liturgia con instrumentos y cantos.Atendiendo la invitación del párroco, P. Alipio Guzmán Palacios, niños jóvenes y adultos se reúnen los sábados en la tarde para aprender a tocar piano y guitarra y aprender técnicas de perfeccionamiento vocal, para enriquecer el ministerio musical de la parroquia y animar las eucaristías dominicales.

 

Se trata de una iniciativa pastoral que vale la pena destacar porque por una parte se ofrece un espacio para la formación de quienes tienen aptitudes y gusto por la música, se aprende a valorar e interpretar la sinfonía sacra en particular y se solemniza la celebración litúrgica.

No se trata de formar músicos o cantantes profesionales sino personas que crecen en el amor a Dios y lo expresan a través de sus voces e instrumentos musicales, conscientes que a través de este Ministerio parroquial realizan un servicio misionero y de evangelización, dijo el P. Alipio al explicar la razón de ser de esta acción pastoral.

No en vano San Agustín escribió: “Pues aquel que canta alabanzas, no solo alaba, sino que también alaba con alegría; aquel que canta alabanzas, no solo canta, sino que también ama a quien le canta. En la alabanza hay una proclamación de reconocimiento, en la canción del amante hay amor…”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *